Los grandes retos de la Enfermería Nefrológica

Los grandes retos de la Enfermería Nefrológica

Comienza el Congreso Nacional de Enfermería Nefrológica con una ponencia centrada en el desafío que supone la asistencia en las personas mayores para que además de vivir más, también lo hagan de manera autónoma. También se expusieron los retos a los que se enfrenta la enfermería: el liderazgo, la política y la investigación.

La Sociedad Española de Enfermería Nefrológica (SEDEN) dio ayer comienzo de su XLV Congreso Nacional con su firme apuesta en la formación de la Enfermería Nefrológica para la mejora del cuidado del paciente renal. Durante la inauguración, D. Juan Francisco Pulido, Presidente de SEDEN, recordó a sus compañeros la importancia de cuidarse para poder cuidar. “A pesar de todo, hay que seguir apoyando el trabajo y profesión de todos los que formamos la familia de la enfermería nefrológica”, señaló. En el acto inaugural también participaron Dña. Beatriz Domínguez-Gil, Directora de la Organización nacional de Trasplantes, Dña. Patricia de Sequera, Presidenta de la Sociedad Española de Nefrología y D. Daniel Gallego, Presidente de ALCER.

La conferencia inaugural corrió a cargo D. Leocadio Rodríguez Mañas, Jefe del Servicio de Geriatría del Hospital Universitario de Getafe. Bajo el título “Fragilidad, un reto asistencial en las personas mayores”, el facultativo ahondó en la importancia de envejecer con calidad de vida. “En geriatría, la prevención es fundamental, porque las personas mayores no tienen reserva funcional. Es importante poner el foco, no sólo en vivir más, sino en sobrevivir mejor, de manera autónoma” señaló Rodríguez. También añadió que “hay que detectar primero la fragilidad del paciente para intervenir. Si no hacemos nada, no tiene ningún sentido. Hoy en día sabemos que hay tratamientos eficaces y eficientes para la fragilidad. En primer lugar, es fundamental el desarrollo de programas de actividad física adaptado a personas mayores. En segundo lugar, está la nutrición, porque entre un 25% y 30% de los ancianos está en riesgo de malnutrición. Y, por último, es fundamental ajustar el tratamiento para evitar los efectos secundarios que pueden provocar pequeños mareos o malestar general que provocan que el paciente no quiera moverse de la silla. De este modo se puede reducir en torno a un 25 % y la toxicidad del tratamiento también va a ser menor”.

Durante el día de ayer, también se llevó a cabo la mesa redonda titulada “Nursing Now. Enfermería 2020: liderazgo, política e investigación”, con la intervención de Dña. Zulema Gancedo, Directora de Enfermería del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Cantabria,  que explicó que las claves del liderazgo en enfermería son el posicionamiento, la determinación y la cohesión, y recalcó que “es necesario que seamos un colectivo cohesionado, con intereses comunes, sobre todo en situaciones delicadas y por la necesidad que tenemos de avanzar. Debe existir una unión par entretejer enlaces y líneas firmes que nos den soporte y seguridad para llegar a niveles de consenso adecuados y así poder posicionarnos ante el camino que queramos iniciar para el futuro”. En mesa también intervino la enfermera Dña. Elvira Velasco Morillo,  Diputada y portavoz sanitaria de la Comisión de Sanidad en el Congreso de los Diputados, que recalcó la importancia que tiene la participación de la enfermería en política y recordó la situación vivida por el personal sanitario desde el inicio de la pandemia: “Las enfermeras somos las que más contagios estamos teniendo. Esto nos ha llevado a que las plantillas se vean más deficitarias de lo que ya estaban”. El investigador de la Universidad de navarra, José Luis Gómez Urquiza, también formó parte de la mesa y expuso el impacto que tiene la investigación en el desarrollo profesional: “En la investigación se llega mucho más lejos si se trabaja acompañado, en equipo. La enfermera asistencial ve dónde están los problemas, recopila los datos y la enfermera académica tiene conocimientos para utilizar esos datos. Debe existir siempre una sinergia”. Gómez Urquiza puso énfasis en la necesidad de la investigación, el motor para mejorar la atención de los cuidados y en la perspectiva que ofrece a la enfermería: “La investigación abre nuevas vías profesionales, como ser profesor universitario o ser un referente de investigación en el centro sanitario donde se trabaja”.

Compartir: